Si requieres alguno de nuestros servicios por favor comunícate a 01 8000 180 533

Navegando las Etapas del Duelo en el Mes de las Madres: Un Viaje de Sanación

Compartir en:

El mes de las madres suele estar lleno de celebración y amor, pero para aquellos que han perdido a su madre, puede ser un momento de profunda tristeza y nostalgia. En este artículo, exploraremos las diferentes etapas del duelo que muchos experimentan durante este difícil período, ofreciendo apoyo y comprensión para aquellos que atraviesan este doloroso proceso.

1. Negación:

La primera etapa del duelo es a menudo la negación. Es difícil aceptar la realidad de que nuestra madre ya no está físicamente presente en nuestras vidas. Podemos encontrar dificultades para creer lo que ha sucedido, buscando signos de que todo es solo un mal sueño. Es importante permitirnos sentir esta negación y reconocer que es parte natural del proceso de duelo.

2. Ira:

A medida que la realidad de la pérdida se asienta, es común experimentar sentimientos de ira. Puede que nos enojemos con nosotros mismos, con otros, o incluso con nuestra madre por habernos dejado. Nos preguntamos por qué esto tuvo que pasar y nos sentimos abrumados por la injusticia de la situación. Es fundamental encontrar formas saludables de canalizar y expresar esta ira, ya sea a través de la escritura, el ejercicio o el habla con un ser querido.

3. Negociación:

La etapa de negociación surge cuando buscamos desesperadamente formas de cambiar el resultado de la situación. Podemos encontrar que hacemos promesas a nosotros mismos o a entidades superiores con la esperanza de que nuestra madre pueda regresar de alguna manera. Es importante reconocer que, aunque la negociación es una forma natural de intentar encontrar consuelo, no podemos cambiar lo que ha sucedido y debemos aprender a aceptar la realidad.

4. Depresión:

La depresión es una parte inevitable del duelo. Nos encontramos abrumados por la tristeza y la sensación de pérdida abrumadora. Podemos experimentar falta de interés en actividades que solían traernos alegría, así como dificultades para dormir o comer. Es fundamental permitirnos sentir estas emociones sin juzgarnos a nosotros mismos y buscar apoyo en amigos, familiares o profesionales de la salud mental si es necesario.

5. Aceptación:

La etapa final del duelo es la aceptación. Aunque nunca olvidaremos a nuestra madre ni dejaremos de sentir su falta, llegamos a un lugar de paz y resignación con la realidad de su pérdida. Empezamos a recordar con cariño los momentos compartidos y a honrar su memoria de formas significativas. Si bien el proceso de duelo es único para cada persona y puede tomar tiempo, eventualmente encontraremos la calma en medio del dolor.

El duelo por la pérdida de una madre es un viaje emocionalmente desafiante que puede ser especialmente difícil durante el mes de las madres. Sin embargo, al reconocer y validar las diferentes etapas del duelo, podemos encontrar consuelo y sanación a medida que avanzamos en este proceso. Recordemos que no estamos solos en nuestro dolor y que siempre hay ayuda y apoyo disponibles para aquellos que lo necesitan.

En Prever Te invitamos a nuestro Taller del Duelo “Enséñame a Despedirme” en donde te brindaremos herramientas que te ayudarán a superar los momentos más difíciles de la despedida de un ser querido.